Analfabetos, nativos e inmigrantes digitales en la escuela

Posted on junio 26, 2007

0


En el suplemento del domingo de El País leí un artículo de Juan Cueto en el que hablaba de la ya muy manoseada idea de “inmigrante contra nativo digital”. No me gustó mucho el tono del artículo, tal vez porque cuando “los mayores” hablan sobre “los jóvenes” abusan de tópicos.

El autor es invitado por un colega suyo, profesor “pureta analógico que presume de ello”, a dar una charla en su instituto sobre la “compatibilidad entre los saberes analógicos y los digitales”. Sus conclusiones son que lo que les cuenta a los chavales ya está “pasado de moda” y le sirve para constatar que “el problema, y no sólo el pedagógico, es sencillamente el profundo duelo generacional entre esos nativos digitales que vinieron al mundo con los bits bien puestos y esos inmigrantes digitales que intentamos reciclarnos para los usos y costumbres de la nueva galaxia.”

Hay dos asuntos que me chirrían en el artículo. Uno el de la supuesta brecha generacional. Es verdad que muchos chavales viven rodeados de aparatos y que el ordenador forma parte del mobiliario de su habitación. Pero ¿saben usarlo? Y me refiero a sacarle partido. No es lo mismo saber leer (juntar las letras e identificarlas como palabras) que leer o entender lo que se lee, igual que no es lo mismo saber encender el ordenador y chatear o buscar información en google para hacer los trabajos de clase que saber usarlo racionalmente. En el uso de la tecnología no hay un enfrentamiento de generaciones. Hay analfabetos digitales mayores y pequeños. Y aficionados y usuarios de cualquier edad que trastean con curiosidad y hacen cosas interesantes. Pero también hay muchos analfabetos digitales funcionales, los que saben encender el ordenador como quien enciende la tele.

El otro asunto es el del profesor que se resiste a usar la tecnología y se enorgullece de ello. “El problemón es que ahora las autoridades de su Instituto, contagiadas por las fiebres didácticas de la Sociedad de Información, le obligaban a introducir en sus clases la variable Internet”, decía el artículo. El ordenador es una herramienta que hace muchas cosas; internet facilita el acceso a la información y la comunicación. Negarse a usar la tecnología es una cuestión personal pero negarse a que sea una herramienta de trabajo en el aula es una necedad. La escuela, igual que enseña a leer y a escribir, debe hacer algo para que los alumnos aprendan a hacer un uso responsable, racional, creativo de la tecnología.

Actualizo (sólo unos minutos después) para recomendar el post de Tíscar Alfabetización digital, una asignatura pendiente.

Anuncios
Posted in: crítica, web 2.0